YO

Mi foto
Valladolid, Valladolid, Spain

domingo, 3 de mayo de 2009

13.- LOS CONJUNTOS GEOGRÁFICOS

1.- LOS GRANDES CONJUNTOS GEOGRÁFICOS DEL MUNDO:
La globalización contribuye a que el mundo sea cada vez más homogéneo: se igualan las formas de vida, la cultura, las costumbres, las actividades de ocio… a pesar de ello, es posible diferenciar en nuestro planeta diversas zonas que presentan rasgos físicos, socioeconómicos, políticos, históricos y culturales propios. Así, se pueden distinguir en el mundo los siguientes conjuntos geográficos:
· Europa.
· En África: África septentrional y África subsahariana.
· En América: América del norte y América del sur.
· En Asia: Asia del norte y central, Asia occidental, Asia meridional y Asia oriental.
· En Oceanía: Australia y Nueva Zelanda y los estados insulares del pacífico.


2.- ÁFRICA
África es un continente poco poblado (924 millones de habitantes). Sus rasgos característicos son la riqueza de sus recursos naturales y el gran crecimiento demográfico que ha experimentado en las últimas décadas; África presenta en la actualidad, la tasa de natalidad más elevada del mundo (38‰).

En general, los países africanos comparten una situación de subdesarrollo, caracterizada por la elevada mortalidad infantil, un PIB muy bajo y unas tasas de alfabetización y de escolaridad muy reducidas.

Esta situación provoca pobreza y hambre, dependencia del exterior, debilidad económica y una enorme deuda externa. En este continente, se pueden distinguir dos grandes conjuntos: África septentrional y África subsahariana.

África Septentrional:
Está formada por el Magreb (Marruecos, Mauritania, Argelia, Túnez y Libia) y Egipto. El régimen político predominante es la república islámica. En algunos países existen conflictos internos causados, sobre todo, por minorías integristas (defensoras del mantenimiento estricto de la tradición y opuestas a toda evolución o apertura). La región presenta diferentes niveles de desarrollo, y la cultura predominante es la islámica. La población es de origen árabe, europeo y bereber (un pueblo nómada norteafricano), aunque existen algunas comunidades tribales, como los tuaregs. En esta zona se habla sobre todo árabe, francés y bereber. En general, la agricultura es pobre, y la industria, escasa, a pesar de la riqueza en recursos naturales (fosfatos en marruecos, gas natural en Argelia y petróleo en Libia). El turismo es una actividad destacada en Túnez, Marruecos y Egipto. La población, que es joven y creciente, está en torno a los 157 millones de habitantes. Se concentra sobre todo en las zonas costeras y en el valle del Nilo. Es frecuente la emigración de magrebíes hacia Europa, debido al elevado índice de paro existente. Aunque hay núcleos urbanos importantes, el modo de vida que predomina sigue siendo rural y tradicional; la mujer tiene escasa presencia en la sociedad, aunque son cada vez más las que acceden a estudios medios y superiores. Muchos de los habitantes de esta zona se encuentran en situación de pobreza y solo una minoría tiene ingresos elevados.

África Subsahariana:
Con excepción de la República de Sudáfrica, las islas Seychelles y Mauricio, esta área constituye el conjunto geográfico más subdesarrollado del planeta. La mayoría de los regímenes políticos son repúblicas y la inestabilidad política de muchos países es un rasgo característico de la zona; son frecuentes las guerras civiles entre distintas etnias, las disputas fronterizas, la corrupción de los gobiernos… Sus índices de alfabetización se encuentran entre los más bajos del mundo. En esta zona de África viven poblaciones y culturas diversas; algunas son de origen tribal (bantúes, bosquimanos, masais, etc.) y otras proceden de otros continentes, sobre todo, de Europa. Como consecuencia, se hablan distintos idiomas: diversas lenguas indígenas, inglés y francés. Las antiguas religiones de los nativos africanos conviven con la cristiana y la islámica. La población, que está en torno a los 767 millones de habitantes, se concentra en núcleos rurales, aunque el continuo crecimiento demográfico y la falta de alimentos impulsan el éxodo hacia las grandes ciudades. Las profesiones más cualificadas las desempeñan minorías de origen europeo. En cuanto a las actividades económicas, predominan la agricultura y la ganadería de subsistencia, en general poco productivas. La escasa industria se localiza cerca de las zonas mineras (ya que se basa en la primera transformación de recursos minerales) y en las proximidades de los puertos. Su producción se destina a la exportación. En muchos casos, la industria está controlada por empresas multinacionales.


3.- AMÉRICA
El continente americano está formado por dos conjuntos geográficos diferenciados: América del Norte, por una parte, y América del Sur, por otra. Ambos conjuntos presentan niveles de desarrollo muy desiguales. Así, mientras que la mayor parte de América del Norte se encuentra entre las zonas más desarrolladas de la Tierra, muchas naciones de América central y del Sur están en vías de desarrollo.

América del Norte:
En esta zona se encuentra la primera potencia del mundo, EE UU. La economía estadounidense sobresale por encima de la del resto de los países. La agricultura está muy mecanizada, y la industria, muy diversificada. EE UU ocupa un lugar destacado en los intercambios comerciales internacionales. La población estadounidense es de 300 millones de habitantes. Al norte de EE UU se encuentra Canadá, un país muy industrializado, pero con menor peso mundial que Estados Unidos. México tiene un nivel de desarrollo inferior al de EE UU y Canadá. Cuenta con 108,3 millones de habitantes y la emigración exterior es muy elevada. En EE UU y Canadá, la población es originaria de diferentes países europeos, ibero americanos, africanos y asiáticos. Existen grupos reducidos de indígenas. En México, la población procede, en su mayoría, del mestizaje entre españoles e indígenas, aunque hay también grupos de diferentes etnias. En EE UU, los idiomas más hablados son el inglés y el español, y en Canadá, el francés y el inglés. En México, el español convive con diversas lenguas indígenas. En América del Norte, el grado de urbanización es elevado. EE UU y Canadá se caracterizan por una prosperidad generalizada, aunque existen también situaciones de pobreza y marginación. En México existen notables diferencias sociales y económicas entre la población. EE UU, Canadá y México poseen regímenes políticos democráticos.

América Central y del Sur:
En esta zona de América se diferencian tres grandes áreas: Centroamérica, el área del Caribe y Sudamérica.

La inestabilidad política es un problema que afecta a muchos países de esta región; los regímenes dictoriales se alternan con otros democráticos. Estos últimos, a pesar de haberse fortalecido, siguen siendo débiles. El idioma que predomina es el español. El índice de alfabetización es mayor que el de Asia y África, aunque menor que el de los países desarrollados.

La economía está supeditada en gran medida a la exportación de sus recursos naturales (petróleo en Venezuela, cobre en Chile, café en Colombia y Brasil, madera en Brasil…). Muchos estados atraviesan una importante crisis económica, agravada por la deuda externa y la dependencia del extranjero. La agricultura sigue siendo una actividad económica destacada, a menudo controlada por multinacionales. La industria está, por lo general, poco desarrollada. La población supera los 458 millones de habitantes, y su tasa de crecimiento es alta, la mortalidad infantil es también elevada. La sociedad se caracteriza por la diversidad étnica, el mestizaje y unas enormes desigualdades sociales y económicas, que, a menudo, causan inseguridad y violencia. Destaca la elevada tasa de urbanización. Existe una intensa emigración hacia Estados Unidos y Europa. La influencia cultural estadounidense es muy acusada.


4.- ASIA
Es el continente más poblado de la Tierra, con 3968 millones de habitantes (60,6 % del total de la población mundial). La alta densidad de población de las zonas costeras del sur y del este del continente contrasta con la menor densidad del interior.la población urbana de Asia supone el 39,9% del total de habitantes y tiende a concentrarse en las grandes ciudades. En este continente existen enormes contrastes; así, mientras que en unas áreas la mayor parte de la población es campesina y practica una agricultura de subsistencia, de rozas o irrigada (cultivo de arroz sobre todo) en otras destaca la intensa industrialización y el crecimiento espectacular del sector servicios.

En este continente se pueden diferenciar los siguientes conjuntos: Asia del norte y central, Asia occidental, Asia meridional y Asia oriental.

Asia del Norte y Central:
En este espacio geográfico se encuentra la Federación de Rusia (que tiene parte de su territorio en Europa) y los estados asiáticos de la antigua URSS. La Federación de Rusia es el país más extenso del mundo. Fue una gran potencia mundial que sufre actualmente una crisis económica y social. Se trata de una república con un sistema democrático de reciente implantación. El resto de las repúblicas asiáticas que integraban la URSS se encuentran en una situación de atraso económico e inestabilidad política. La Federación de Rusia es uno de los mayores productores de petróleo y de minerales del mundo. Su industria, sin embargo, sufre un importante retraso tecnológico. Predominan las industrias de base (siderúrgica y química). Otros problemas de la economía rusa son la escasez de capital y de empresarios, la elevada tasa de paro y las grandes dimensiones que ha adquirido la corrupción social y política. En los países de Asia del norte y central, la mayor parte de la población trabaja en los sectores primario y terciario. Existen diversos grupos étnicos: kazakos, yayikos, kirguises, turkmenos…
asia occidental:
Integrada por los países de Oriente Medio o Próximo Oriente, en esta región predomina la cultura islámica, aunque existe un estado judío, Israel, además de diversas comunidades cristianas. Las formas de gobierno de estos pa´ses son variadas: repúblicas islámicas, repúblicas parlamentarias, monarquías absolutas…

Esta zona constituye un área estratégica en el panorama internacional debido a sus riquezas naturales, sobre todo petróleo y gas natural, que son fuentes de energía claves para la economía mundial. Sus recursos, sin embrago, no han logrado impulsar el desarrollo socioeconómico en muchos países de la región. La economía está estancada, con una agricultura poco productiva y una industria escasamente desarrollada. Gran parte de la población trabaja en los sectores primario y secundario. En general, existen enormes contrastes entre países muy ricos y otros con escasos ingresos; dentro de cada estado se observan desigualdades sociales y económicas entre una minoría enriquecida y una mayoría de habitantes que cuenta con muy pocos recursos. Los conflictos bélicos que afectan a la zona desde hace décadas obstaculizan el desarrollo económico y social. Los grupos étnicos y culturales son diversos: persas, turcos, árabes…

Asia Meridional:
Es un área muy poblada en la que destaca la In8ia, con 1121 millones de habitantes. El elevado crecimiento demográfico y la concentración de población en las grandes ciudades contribuyen a agravar la situación de pobreza de esta área, qe se encuentra en vías de desarrollo. A esta situación se une la inestabilidad política, provocada por los numerosos conflictos internos y fronterizos que padece la zona.

La agricultura, sobre todo de subsistencia, es la actividad económica predominante, mientras que la industria es escasa. Los principales recursos mineros son carbón y hierro. No obstante, existen grandes contrastes entre zonas muy atrasadas y con infraestructuras básicas insuficientes (Bangladesh, Camboya…) y países más desarrollados (Singapur, Brunéi) o un proceso de modernización (Malasia y Tailandia).

Estos dos últimos países, junto con Singapur, Indonesia, Filipinas y otros territorios de Asia oriental (Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong), constituyen los denominados Nuevos Países Industriales (NPI).

Se trata de países que han seguido el modelo de industrialización japonés, basado en unos recursos humanos abundantes, muy productivos y poco conflictivos, que trabajan en industrias generalmente dedicadas a la exportación. En un área geográfica tan extensa existen diversos grupos étnicos, que a veces, incluso conviven dentro del territorio de un mismo estado: indoarios, malayos, bengalíes, etc.

Como consecuencia de la diversidad étnica, se hablan centenares de idiomas diferentes. Las religiones mayoritarias son el islam, el hinduismo y el budismo. Aunque existen excepciones, predomina el modo de vida rural.

Las desigualdades sociales y económicas están muy marcadas. El sistema de castas (grupos sociales diferenciados que gozaban de derechos distintos) fue legal en la India hasta mediados del siglo XX, y todavía hoy continúa vigente en algunas zonas de este país. Desde el punto de vista político en esta región existe una gran variedad de formas de gobierno.

Asia Oriental:
China es el país más extenso de la región. Su constante acelerado crecimiento y la riqueza de sus recursos naturales, además de su capacidad militar, hacen de él una gran potencia mundial. Aunque su régimen político es comunista, recientemente se ha abierto a la economía de mercado, logrando un espectacular desarrollo. Esta apertura se ha visto favorecida por la incorporación de Hong Kong, una próspera colonia que permaneció en poder del Reino Unido hasta 1997, y por su adhesión a la Organización Mundial del Comercio (2201). El Estado chino ha propiciado la inversión de capital extranjero, procedente sobre todo de multinacionales occidentales y japonesas. No obstante, en la economía china sigue pesando la actividad agraria, y la población rural es mayoritaria. Corea del Norte cuenta también con un régimen comunista y sufre un notable atraso socioeconómico.

Japón, por su parte, posee una monarquía parlamentaria; además, constituye una potencia económica mundial. Su espectacular recuperación económica mundial tras la Segunda Guerra Mundial, calificada como «milagro japonés» se basó en la productividad de sus trabajadores, abundantes y cualificados, en el impulso tecnológico y en la acumulación de capital. Su agricultura es escasa, pero muy productiva; la industria ha sido la clave de su desarrollo económico.

Sus principales recursos mineros son hierro, plomo, cinc, bauxita, oro, plata, carbón y petróleo. Los productos industriales japoneses, por su gran calidad y sus precios moderados, son muy competitivos en el mercado internacional, especialmente los relacionados con las nuevas tecnologías: electrónica, informática y automoción. En esta región se encuentran también Corea del Sur y Taiwán, que forman parte de los Nuevos Países industriales. Ambos han experimentado un desarrollo económico espectacular, basado en la industria. Corea del Sur ha creado grandes grupos empresariales dedicados a la automoción y la electrónica.
Desde el punto de vista social y cultural destacan China y Japón. China es el país más poblado de la Tierra, con 1.300 millones de habitantes. Los chinos pertenecen a varios grupos étnicos. Las tres tradiciones religiosas más importantes son el confucianismo, el taoísmo y el budismo.

Japón cuenta con 127,4 millones de habitantes. Posee una densidad de población muy alta un importante grado de urbanización. Los japoneses tienen una elevada esperanza de vida (81,2 años), aunque la tasa de crecimiento natural es reducida. La sociedad japonesa ha hecho compatibles sus tradiciones con la economía de mercado y ha logrado una notable igualdad social.


5.- OCEANÍA
Este continente está formado por las islas de Australia y nueva Zelanda, y los estados insulares del Pacífico (Papúa-Nueva Guinea y los archipiélagos de Polinesia, Micronesia y Melanesia).

Es el continente habitado menos extenso y poblado del planeta. Su población solo llega a 34 millones de personas.

Las diferencias económicas son notables. Así, mientras Australia y Nueva Zelanda son países desarrollados, Papúa-Nueva Guinea, Polinesia, Micronesia y Melanesia están en vías de desarrollo.

Australia y Nueva Zelanda:
La mayoría de sus habitantes es de origen británico. La población nativa (aborígenes en Australia y maoríes en nueva Zelanda) es escasa. El idioma predominante es el inglés, si bien en Nueva Zelanda) es escasa. El idioma predominante es el inglés, si bien en Nueva Zelanda se reconoce también al maorí como lengua oficial. Domina la cultura anglosajona, aunque los nativos reivindican el mantenimiento de sus tradiciones. Los sistemas políticos de ambos países son democracias parlamentarias. Australia y nueva Zelanda tienen escasos habitantes. La población, que es mayoritariamente urbana, se concentra en las áreas costeras. La economía es próspera. Australia posee una gran riqueza en recursos mineros (hierro, bauxita, diamantes, oro, plata, cobre, plomo, cinc, níquel, uranio…). Se practica una agricultura comercial (trigo, vid y frutales), aunque tiene más importancia la ganadería extensiva (ovina). Su industria (automovilística, metalúrgica, química…) está muy desarrollada. La principal actividad económica en Nueva Zelanda es la ganadería, sobre todo la ovina. También destaca la explotación forestal. La industria está muy vinculada a la producción agraria y forestal: industrias alimentarias (productos lácteos), textil (lana), maderera (celulosa), etc.

Estados Insulares del Pacífico:
Nueva Guinea, Polinesia, Micronesia y Melanesia están habitadas en su mayor parte por población nativa (papúes, polinesios, micronesios, melanesios, malayos…), aunque en algunos países existen grupos minoritarios de europeos y asiáticos. El conjunto de islas con mayor número de habitantes es Melanesia (más de 7,5 millones). La población rural es aún muy elevada, especialmente en Nueva Guinea (86,8%) y melanesia (80,4%). Predominan los regímenes políticos democráticos. El idioma inglés está muy extendido, pero coexiste con un gran número de lenguas nativas. En muchos países se mantienen costumbres ancestrales, como el trueque. El nivel de desarrollo de los estados insulares del pacífico es escaso. Las principales actividades económicas son las del sector primario. La agricultura de subsistencia (ñame, batata, mandioca…) convive en muchas islas con la de plantación, cuyas producciones (coco, cacao, caña de azúcar…) se destinan a la exportación. La pesca sirve, sobre todo, para abastecer a la población local. La industria está escasamente desarrollada y muy vinculada a la transformación de los productos agrarios. En los últimos años, la actividad turística ha adquirido relevancia en algunos países de esta zona.